Buscar
  • SNI Seguro

¿En qué parte de nuestro cerebro vive el estrés?

Recientemente investigadores de la Universidad de Yale localizaron un hogar neuronal en el que se encuentra la sensación de estrés que experimentamos.



Dentro de un reportaje publicado en la revista Nature Communications, se dio a conocer que los escáneres cerebrales de personas expuestas a imágenes altamente estresantes como caras mutiladas, revelan una red de conexiones neuronales que emanan del cerebro desde el hipocampo, un área del cerebro que ayuda a regular la motivación, la emoción y la memoria.

La activación de áreas cerebrales como el hipotálamo desencadena la producción de hormonas esteroides llamadas glucocorticoides ante el estrés y las amenazas.

Pero la fuente de la experiencia subjetiva de estrés experimentada por las personas durante la pandemia de COVID-19, por ejemplo, ha sido más difícil de identificar.

El estudio revela que las conexiones neuronales que emanan del hipocampo al ver estas imágenes alcanzaron no solo áreas del cerebro asociadas con respuestas de estrés fisiológico, sino también la corteza frontal lateral dorsal.


Esta es un área del cerebro involucrada en funciones cognitivas superiores y regula las emociones.

El equipo de Yale descubrió que cuando las conexiones neuronales entre el hipocampo y la corteza frontal eran más fuertes, los sujetos informaron sentirse menos estresados por las imágenes problemáticas.

Por el contrario, los sujetos informaron sentirse más estresados cuando la red neuronal entre el hipocampo y el hipotálamo estaba más activa.

Hay evidencia en otros estudios relacionados con los que sufren trastornos de salud mental, como la ansiedad, ya que pueden tener dificultades para recibir retroalimentación calmante de la corteza frontal en momentos de estrés.


“Similar a los hallazgos recientes sobre cómo las experiencias positivas pueden reducir la respuesta al estrés del cuerpo, nuestro trabajo sugiere que las redes cerebrales relacionadas con la memoria se pueden aprovechar para crear una respuesta emocional más resistente al estrés”, declaró Elizabeth Goldfarb, autora principal del estudio.

38 vistas